fbpx

Cómo convertir las resistencias psicológicas en aliadas al cambio

Estoy segura de que alguna vez has intentado seguir una dieta, dejar de fumar, controlar la ira o desarrollar un nuevo hábito, sin conseguir tu objetivo. Lo habitual es que te hayan surgido algunas resistencias, las cuales surgen como si fueran una barrera que se interpone en tu camino. De hecho, las resistencias son las principales causas de que muchos de nuestros mejores deseos jamás se conviertan en realidad.

Nuestro ser se compone: por una parte de la mente consciente, deseosa por cambiar, que se propone nuevas metas y objetivos. Pero por otra parte, tenemos la mente inconsciente, que quiere mantenerse inmutable, que no desea cambiar y que opone mucha resistencia. Dentro de nosotros coexiste la dualidad, nos apasiona el cambio, pero a la vez, nos atemoriza.

El inconsciente se rige por el instinto de supervivencia, y prefiere mantenerse inmutable al cambio, por miedo a no estar suficientemente preparado.

¿Qué son las resistencias psicológicas?

Las resistencias psicológicas son obstáculos mentales que se interponen en la toma de conciencia y decisiones. Son reacciones que se manifiestan de manera automática cuando es necesario reconocer determinados sentimientos o dar un paso importante que conduzca a un cambio. Se ponen en marcha ante una situación que nos causa tensión pues nuestro inconsciente cree que no estamos suficientemente preparados para afrontarla. Entonces se activa esta “especie” de mecanismo de defensa.

En otros ocasiones, la resistencia psicológica se debe a los beneficios indirectos; es decir, la situación nos aporta algunas ventajas que no estamos dispuestos a perder.

Quizás estos “problemas” nos han acercado una persona importante para nosotros y en lo más profundo, tenemos miedo de que al superar el trastorno, esa persona vuelva a distanciarse y nos quedemos solos.

Los beneficios indirectos no siempre son conscientes ya que en muchos casos no las queremos reconocer. Sin embargo, estas ideas cobran fuerza en el inconsciente y generan una resistencia al cambio, cuya misión es lograr que el estado actual de las cosas perdure. La resistencia psicológica no solo nos impide cambiar sino también darnos cuenta de esos contenidos ocultos.

¿Cómo intervienen las resistencias psicológicas?

Las resistencias son una obstinación que ronda en tu mente y que te impide dar lo mejor de ti. Sin embargo, el problema radica en que no somos conscientes de esas resistencias y por tanto, las asignamos a otros factores, como puede ser nuestra falta de capacidad. Si nos planteamos una meta y no podemos alcanzarla, podemos pensar que no tenemos las habilidades necesarias, lo cual puede afectar nuestra autoestima y hacernos adoptar una actitud derrotista. No obstante, el verdadero responsable del “fracaso” podría ser una resistencia. Así, estas no solo nos roban energía sino también la confianza en nosotros mismos.

Las resistencias como aliadas

Debemos hacer un cambio de consciencia, para apreciar que las resistencias no son un problema en el sentido estricto de la palabra, sino una oportunidad para crecer, conocerte más a ti mism@ y seguir expandiendo.

Las resistencias pueden convertirse en un aprendizaje valioso, siempre y cuando les demos la oportunidad de salir a la luz.

Las resistencias psicológicas son una barrera para el desarrollo cuando intentamos esconderlas y negarlas, actuando como si no existiesen. Sin embargo, el primer paso para despojarse de esas resistencias es la toma de consciencia de su existencia. Y así restarles impacto negativo en nuestro ser. Aportándonos más energía para afrontar el cambio, ya que asimilando y destapando la resistencia nos permite focalizarnos en lo que realmente queremos.

Permitiendonos crecer, ya que no tendremos esos obstáculos internos, formas de pensamiento limitantes que alimentaban el miedo o nos anclaban al pasado.

Ejercicio practico para despojarse de las resistencias psicológicas.

1-El primer paso es tomar consciencia de nuestra resistencia. Darnos cuenta de que hay una resistencia, y aceptar-la, sin querer esconder-la o tapar-la. Ella está aquí y solo quiere ser vista y reconocida para posteriormente ser liberada. Una resistencia se manifiesta para darnos a conocer que hay algo en nosotros que no esta bien o no está como debería. Cuando más te resistas a ella más perdurara, tan solo debe ser aceptada sin juicio.

2- Es importante que en nuestra rutina hagamos un verdadero esfuerzo por mantener formas de pensamiento positivas, que empoderen nuestro ser. Quizás al principio nos cueste un poco tumbar nuestro habito, pero es importante no reforzar nuestro pensamiento de desvalorización.

Cada noche antes de dormir puedes hacer un ejercicio muy simple que te ayudara a nivel inconsciente a dar importancia a tus actos positivos.

  • Antes de ir a dormir enumero 10 cosas positivas de tu día, no hace falta que sean grandes coses. Sino que sean suficientes para crear una emoción positiva en tu ser interior. Ejemplo: he dado un paseo por la playa y su brisa me ha echo ser consciente de que estoy vivo.

Podrás apreciar como los primeros días te va a costar encontrar 10 cosas positivas de un día, pero pasados unos días te van a surgir con más fluidez.

3- Hablarle a las resistencias. Es importante en este punto, que seamos amables, respetuosos y tolerantes con nuestra resistencia. Hay que hablarle como si estuvieras hablando con un niño pequeño. Para así no reforzar que la resistencia perdure. Cuando más te resistas a ella, más perdurará.

Hay que entenderlas y con mucho amor hacer entender que ya no son necesarias.

Frases para hablar con la resistencia: Con mucho amor le decimos:

Ahora te veo, ahora te reconozco. Gracias por todos este tiempo, has sido muy necesario para mi, pero ahora ya no. Te honro con todo mi corazón. Pero ahora tu por ti y yo por mi. Ahora yo me libero de ti y tu te liberas de mi. Tu por ti y yo por mi. Me permito el 100% de liberación y de sanación. Ahora tu por ti y yo por mi. Gracias, gracias, gracias.

El principal objetivo de estos ejercicios es mirar en nuestro interior. La idea radica simplemente en ser conscientes de su existencia, de esta forma es como si les estuviésemos diciendo: “sé que existes pero no tienes poder sobre mí”.

Con estos ejercicios habrás convertido las resistencias en tus aliadas del cambio porque, no solo podrás seguir avanzando sino que habrás logrado conocerte mejor y aumentar tu autoconfianza.

¿Necesitas ayuda para desprenderte de tus resistencias psicológicas?

Consulta nuestras <terapias>, estamos aquí para ayudarte!

¿Quieres formarte y aprender con nosotros?

Consulta nuestra <Agenda> para ver todos nuestros cursos y actividades.

No Comments

Post A Comment

X